AVISO

Las grabaciones en MP3 que se pueden oir en Gramúsica se incluyen con fines exclusivamente educativos, no lucrativos, y han sido tomadas directamente de los discos originales de 78 rpm de una colección particular a disposición de los editores.

domingo, 24 de mayo de 2015

Pasa el tiempo...

Waller y la viuda rica...
Pasa el tiempo imparable. A veces parecía lentísimo, pero desde hace algunos años cada vez se me figura más rápido... Es inevitable. Sin embargo, nuestra gana incombustible de gramofonear nos lleva al recuerdo de una gran obra de arte: el fabuloso swingazo de uno de mis ídolos pianísticos: FATS WALLER. Hoy os obsequio con un súper vibrante swing de 1934, con la banda:Serenata para una viuda rica.
Esto sí que es un TEMPO IMPARABLE !
Espero que os guste tanto como a mí... al menos !

martes, 6 de mayo de 2014

Desde Bélgica, con amor.

Aquí estoy... en mi temporal y breve destierro por tierras norteñas de la Europa que tantos españolitos hemos hollado antaño y seguimos hollando hogaño. Uno más que emigra un poco...
También aprovecho para comentaros que desde hace muchos años sé que en tierras de Flandes también hay coleccionistas de gramófonos y discos de pizarra. Los había y los hay. Adquirí en una tienda de antigüedades de Madrid, de El Rastro ---creo que fue en la que hay en la calle de Santa Ana, ésa grande que siempre tenía un loro vivo en su poste, en la calle, junto a la puerta---  un álbum de joyas variadas, que contenía entre otros una edición de la Decca francesa ---serie 59.000--- de Over And Done With y Boomp's-a-Daisy por la banda de Lew Stone.
Escudo de Flandes
Este por otra parte fenomenal disco lleva una curiosa etiqueta de papel de importación a Bélgica "Par LuftPost" que probablemente data de la época de la ocupación alemana.
También en tiempos adquirí una copia del Concierto para violín en Mi Menor de Mendehlssohn, op.64, la histórica grabación His Master's Voice de Fritz Kreisler con la Orquesta Berliner Staatsoper dirigida por Leo Blech, en su álbum original, importado de Inglaterra a Flandes, concretamente a La Haya. Los discos llevan una preciosa etiqueta de una tienda de música de esa ciudad que todavía existe, y se llama Brinkmann. La he podido ver con el Streetview  de Google.
En fin, y buscando, buscando… me han dado alguna dirección de tiendas etc. que podrían tener discos de pizarra. Si alguna vez vengo con tiempo, haré una pesquisa.
Os dejo esta corta historieta de coleccionista. Acompaño un regalito más; se trata del fenomenal bolero Pobre Luna de Bobby Capó, en una grabación Odeón de Abril de 1954, cantado por el sin par Lorenzo González. Espero que os guste. A mí si, bastante.

martes, 17 de septiembre de 2013

Soy un descastado...

… aunque honrado y probe productor, sin apenas tiempo libre para escribir en mi blog.
Otro de las Russell...
Esta semana (... como si acabase de escribir ayer ¡qué morrazo...!) os traigo otro regalo original y gramofónico, y es una grabación de las Hermanas Russell y la Orquesta de Sebastián Albalat, tan buenísimos, de allá por Junio de 1945, extraido del disco GY-619 (La Voz de su Amo). Que disfrutéis... se trata de la canción Sara Juana.

viernes, 27 de mayo de 2011

Recuperamos...

Disco Odeon
…un poco la vida gramofónica. Hoy retomo la escritura del blog, y voy a incluir una nueva canción que conseguí hace bastante tiempo en un disco Odeon 203.734, grabado y editado probablemente en 1940 (no hay datos muy fiables de esta época). Matriz SO-8999-4, una toma inusualmente alta, ya que normalmente se hacían sólo un par de ellas. Algo debía salir mal... Lleva la misteriosa firma J.A. en la matriz, como muchas de esa época. Puede que alguien sepa qué ingeniero era este J.A. A mí ya me gustaría saberlo...
Ahí va, es SIGUIENDO TUS PASOS, y la interpreta el estupendo pianista Pere Masmitjá. Es un foxtrot, composición suya. Espero que os guste! Tocando el título sale la canción.

sábado, 10 de octubre de 2009

Acabo de escuchar a los Hermanos Pizarro...

... y no puedo por menos que invitaros a que lo hagáis vosotros también, en Radio 3, los Sábados de 22 a 24 horas, y no sé si lo repiten los Domingos por la mañana… Son Marciano, Longino y Bienvenido Pizarro, que llevan a la Casa de la Radio sus pizarritas desde el Torreón, para ponérnoslas a todos.
No sabemos si tienen algo que ver con Galactus, Murky y Serenidade, de la Musical Geographic Society... está por comprobar.
Verlo en http://www.rtve.es/alacarta/audios/melodias-pizarras donde además podéis bajar los podcasts de los programas.
Tienen blog en http://blogs.rtve.es/melodiaspizarras/posts
Hay posibilidad de escucharlo por la web en http://www.rtve.es/radio pulsando en el botón PLAY de "Radio 3 en directo".
Y como no puede ser de otro modo, os hago otro regalito. Corresponde al hombre de la foto aquí al lado.
Se trata de una viejita canción Bird Songs At Eventide Eric Coates, música, y Roydon Barrie, letra; 1926) por el gran tenor irlandés
John McCormack
John McCormack, que tenía una fina y delicada voz, con una entonación fabulosa. El repertorio más abundante es a base de viejas baladas irlandesas, canciones líricas, etc., siendo escasos y muy buscados sus discos de ópera, que los hay. En este disco, grabado el 11 de octubre de 1927 para Victor (Victrola 1303), está acompañado al piano por Edwin Schneider. Si tocáis su foto llegáis a la canción.
McCormack comenzó grabando para Odeon a principios del s. XX, pero no tenía demasiado éxito. Cambió a HMV, donde el famoso ingeniero y luego director artístico Fred W. Gaisberg le recibió... pareciéndole un amable joven... delgadísimo y hambriento. Le enviaron a estudiar a Italia, donde reforzó su arte canoro, volviendo convertido en un profesional sin parangón. Tuvo éxito con sus discos (siempre ya en HMV o Victor), engordó y se hizo famosísimo.
La introducción en 1925 de la grabación eléctrica le proporcionó, como a otros muchos artistas, la posibilidad de no esforzarse tanto para emitir la voz, enriqueciendo sus grabaciones con menos pulmón y más delicadeza. Sus discos HMV o Victor se vendieron como churros en Europa y América, y todavía ochenta años después se encuentran miles de copias, lo que da una idea de las grandes tiradas que se hicieron de ellos.
Su carrera terminó hacia los años cuarenta (consultar Wikipedia, porque no lo recuerdo muy bien). Llegó a ser conde. Más información en mccormacksociety.co.uk.
Uno de sus acompañantes más conocidos al piano fue el inefable, constante gran maestro del acompañamiento pianístico,
Gerald Moore
Gerald Moore, que le sobrevivió en muchos años; por ejemplo, todavía en los años sesenta y setenta acompañó las famosas y conocidas grabaciones de los lieder de Schubert y Schumann de Dietrich Fischer-Dieskau para Deutsche Grammophon, con su toque maravilloso, ya bien mayorcito.
Gerald Moore escribió un interesante libro, The Unashamed Accompanist, que son unas memorias de sus vivencias junto a grandes artistas de la voz, tanto personales como profesionales, así como una explicación más o menos informal, a través de su experiencia personal, de cómo debe un acompañante de piano trabajar con los cantantes, muchas veces geniales, y con caracteres a veces algo difíciles.
Wikipedia también tiene artículo biográfico sobre él.

jueves, 11 de junio de 2009

Algunas cosas más...

Miss HMV
Tras varios intentos fallidos de apropincuar para acá alguna muestra notable del género musical de la época gramofónica, como ardo en deseos de compartirlo y no manejo todavía bien la operación del blog, os incluyo aquí unos enlaces, y veremos si funcionan.
Adjunto un par de muestras, para que veáis qué tipo de discos tan dispares había.
El primero es un extraño y original disco editado en Alemania hacia 1932 por la prestigiosa casa de pianos Carl Bechstein A. G. de Berlín. En aquellos años, la casa andaba haciendo experimentos varios, que condujeron, entre otras cosas, a la consecución de un piano electrónico, entre los precursores de los órganos electrónicos y sintetizadores, que llamaron Neo-Bechstein Piano. Si buscáis en Wikipedia el artículo relativo a Bechstein, os enteraréis de la historia. El caso es que una cara de este disco demostrativo del Neo-Bechstein está a vuestra disposición en el enlace automático que se activa pulsando el título de la pieza, Electric . La pieza está compuesta por su mismo intérprete, Waldemar Padwa, que era un buen pianista, ligado a la casa Bechstein durante un tiempo en que se dedicaba a promocionar sus pianos. También viene en Wikipedia.
He puesto otro enlace para el otro regalillo, la canción Vivir , de la revista "La Cenicienta del Palace", de 1941, con la que tanto éxito tuvo la ya entonces muy famosa artista Celia Gámez. Esta es una versión de la orquesta dirigida por el estupendo maestro Nicasio Tejada. Esta orquesta es realmente buena.
Maestro Tejada en un disco Columbia
Cada vez que la oigo me convenzo más. A ver qué os parece... Se accede pulsando el título de la canción.

martes, 26 de mayo de 2009

¿Gramúsica...?

¿Qué es esto? ¿Qué pretendemos?
Pues esperamos divertiros con esta pequeña y humilde muestra de la industria del entretenimiento musical en las décadas de 1900 a 1950.
Se trata sin más de dar a conocer esa riqueza cultural, que parece que se está poniendo un poco más de moda, y ya no somos sólo cuatro locuelos los que nos dedicamos a esto. Cada vez hay más coleccionistas y aficionados en España. Muchos ya estábamos ahí desde siempre, pero con esta nueva moda, salimos más a la luz... Queremos extender nuestro hobby, por tener más contertulios, y por afán de difundir y compartir los muchos ratos agradables que la audición de discos de gramófono nos ha brindado a muchos.
Cada vez hay más negocios serios en esto de la compraventa de discos de gramófono, como la estupenda subasta periódica de Carlos MB en la web http://www.carlosmb.com al que no creo que le importe que hagamos un poquito de publicidad aquí.
No debemos olvidar a los muchos anticuarios y almonedas del Rastro de Madrid, el mercadillo del Mestalla en Valencia, o los de Barcelona, que tienen siempre (o por lo menos de vez en cuando) discos de gramófono (o de pizarra, o de piedra, como se los conoce en el mercado). Y también hay tiendas de antigüedades repartidas por toda la geografía que de vez en cuando tienen 78s.
Nunca desistáis, amigos aficionados, de preguntar en tiendas de libros antiguos, de artículos de segunda mano, rastrillos benéficos o cualquier sitio. La experiencia de los coleccionistas es que el disco deseado puede aparecer en cualquier lugar y en cualquier momento; hasta los discos más raros.
Y la afición se divulga y extiende gracias a gente como los fabulosos Hermanos Pizarro (Longino, Marciano y Bienvenido) y su estupendo programa Melodías Pizarras, en Radio 3, esa emisora de las músicas poco corrientes, la emisora a la que acudimos muchos cuando nos aburrimos de la radio corriente.
En fin, ¿qué más deciros? Ah, si... para los que no lo sepan todavía...

¿Qué es un disco de pizarra, un 78, un disco de gramófono?

Disco grabado en Belgrado (ppio.s. XX)
Se trata de los discos musicales que se usaban entre 1900 y 1960, año en que los catálogos de las discográficas todavía recogen algunos ejemplares, ya los últimos. Son discos de una pasta dura y frágil, hecha de pizarra pulverizada, goma laca y otros componentes o ligantes. Tienen 25 ó 30cm de diámetro y giran a una velocidad estándar de 78rpm, aunque eso es sólo orientativo, pues de hecho se grababan a velocidades que oscilan entre 60 y 100rpm. Son pesados y duros, pero frágiles y delicados, y hay que tratarlos con cuidado.
Gracias a su negro brillante, y a las preciosas etiquetas centrales que se utilizaban para identificarlos, resultan de una belleza estética notable, aunque a los coleccionistas nos parece más que notable.
Estos discos se pueden tocar con los modernos platos de DJ que tienen 78rpm y deslizadera de ajuste de velocidad, con un peso en pickup que no exceda de 5 gramos, y con la aguja de diamante adecuada para 78rpm (discos de surco grueso).
Para facilitar las cosas, diremos que las agujas se pueden adquirir en tiendas especializadas (si no las tienen os las piden) para 78rpm, de cualquiera de las marcas punteras: Shure, Stanton, Ortofon, Grado... Suelen tener todas estas casas agujas especiales para 78s, con diamante cónico de 2.5 a 3.0 milésimas de pulgada, y se pueden adquirir por 25-30€. También disponibles en la web de las casas especializadas. El afortunado que conserve una antigua Shure SS78E, que no se fabrican desde los ochenta, poseerá algo todavía mejor: es elíptica, de 2.7 milésimas de pulgada, y reproduce todavía mejor los agudos.
Ampli... sirve cualquier buen amplificador que tenga entrada phono. Truco para que suenen bien: al ser discos con una ecualización diferente de la RIAA utilizada por los LPs, si se utiliza la entrada phono, ésta interpone un previo que realza los graves por debajo de 500Hz y mitiga los agudos por encima de 2200Hz. Se contrarresta bajando el control de graves desde su posición central, de equilibrio, hacia la mitad o algo menos, hacia el mínimo; el control de agudos hay que subirlo al maximo. Eso no es lo exactamente necesario, pero funciona. Ojito, que se oirá más el ruido de fondo inherente a este tipo de discos, pero los agudos de la música sonarán con más claridad, y el ruido... pues un aficionado se acostumbra a él casi enseguida. Y eso que con los agudos a tope todavía hay cierta reducción. Hay discos que requieren un poco de modificación, pero siempre partiendo de esa posición base.
Los más expertos en electrónica pueden buscar en la web y conseguir un previo especial que se vende, y que anula la ecualización RIAA, sustituyéndola por otra que uno fija mediante los controles del aparato. Problema: que el monstruito cuesta 300€. Otra solución: en la web están los esquemas de muchos de éstos aparatos; si sois mañosos, os lo construís vosotros mismos.
Pero el truco fundamental es la aguja; un disco de gramófono con aguja de LP no se puede oir, pues la aguja no recogerá más que el ruido del fondo del surco, al ser demasiado fina. Si no toca las paredes laterales del surco, si no "lo llena", no se oirá bien.
Y luego está la segunda opción... para los aficionados más "hard"...

El gramófono

HMV modelo 101
Esos curiosos tocadiscos de los abuelos, en los que el sonido se produce de manera enteramente mecánica, y en los que el motor es de cuerda, que se carga mediante una manivela.
El cuidado y manejo de un gramófono para que funcione de verdad es un poco complejo, pero ¡quién teme a las complicaciones!
Se debe restaurar cuidadosamente para que el motor proporcione toda la potencia para la que está diseñado, y el tubo sonoro, desde la membrana del diafragma hasta la boca de la bocina, sea completamente hermético. Si esto es así, la calidad del sonido obtenido será estupenda. Es importante también (ojo, que había muchos gramófonos mal diseñados) que la alineación del diafragma con el surco sea lo mejor posible.
Las agujas que se utilizan son normalmente de acero, DE UN SÓLO USO, ojo !!! Es necesario que estén sin usar, y se pueden adquirir ya en muchos sitios a través de la web. Problema: que estropean los discos, sobre todo los más estridentes.
Otras opciones: las agujas de bambú. De lo que hay por ahí, son lo mejorcito. Estropean muy poco los discos, y dan un buen sonido. Problema: que los discos estridentes las estropean a los cinco segundos; se rompe la punta de la aguja, pero no el disco. Ventaja: si consigues bambú duro, y aprendes a cortarlas tú mismo, te salen gratis!!! Para los discos suaves, de piano y violín o similares, son ideales, e incluso sin reafilar pueden durar varios discos sin estropearse. Otro problema: para hacerles la punta por primera vez o ser reafiladas, se requiere de un sacapuntas especial, que se encuentra raramente, y suele ser caro. En eBay suelen aparecer (sobre todo en Inglaterra o EE. UU.) bajo el nombre fibre needle cutter o algo similar.
Última recomendación: el modelo de gramófono menos vistoso quizá, pero más abundante, barato, fácil de mantener y que tiene más piezas de repuesto disponibles en el mercado (web) es alguno de los modelos de maleta de HMV (La Voz De Su Amo, La Voix de Son Maître, La Voce del Padrone, Electrola en Alemania), bien el número 101 (fabricado de 1925 a 1931) que es el de la foto adjunta, ó el 102 (de 1931 a 1960). El 102 tiene mejor sonido, con membrana de duraluminio en lugar de mica, pero al tener el brazo más corto, está peor alineado y estropea más los discos. El 101 tiene brazo más largo y mejor alineado, pero el diafragma es de mica, más rígido, y también más duro para los surcos de los discos. Esto son elucubraciones muy finas... en el fondo, ambos modelos son de lo mejorcito que hay, y bien restaurados tienen el sonido de mejor calidad del mercado, a un precio muy asequible.
Vueltas a la manivela... y a disfrutar !!!