AVISO

Las grabaciones en MP3 que se pueden oir en Gramúsica se incluyen con fines exclusivamente educativos, no lucrativos, y han sido tomadas directamente de los discos originales de 78 rpm de una colección particular a disposición de los editores.

sábado, 10 de octubre de 2009

Acabo de escuchar a los Hermanos Pizarro...

... y no puedo por menos que invitaros a que lo hagáis vosotros también, en Radio 3, los Sábados de 22 a 24 horas, y no sé si lo repiten los Domingos por la mañana… Son Marciano, Longino y Bienvenido Pizarro, que llevan a la Casa de la Radio sus pizarritas desde el Torreón, para ponérnoslas a todos.
No sabemos si tienen algo que ver con Galactus, Murky y Serenidade, de la Musical Geographic Society... está por comprobar.
Verlo en http://www.rtve.es/alacarta/audios/melodias-pizarras donde además podéis bajar los podcasts de los programas.
Tienen blog en http://blogs.rtve.es/melodiaspizarras/posts
Hay posibilidad de escucharlo por la web en http://www.rtve.es/radio pulsando en el botón PLAY de "Radio 3 en directo".
Y como no puede ser de otro modo, os hago otro regalito. Corresponde al hombre de la foto aquí al lado.
Se trata de una viejita canción Bird Songs At Eventide Eric Coates, música, y Roydon Barrie, letra; 1926) por el gran tenor irlandés
John McCormack
John McCormack, que tenía una fina y delicada voz, con una entonación fabulosa. El repertorio más abundante es a base de viejas baladas irlandesas, canciones líricas, etc., siendo escasos y muy buscados sus discos de ópera, que los hay. En este disco, grabado el 11 de octubre de 1927 para Victor (Victrola 1303), está acompañado al piano por Edwin Schneider. Si tocáis su foto llegáis a la canción.
McCormack comenzó grabando para Odeon a principios del s. XX, pero no tenía demasiado éxito. Cambió a HMV, donde el famoso ingeniero y luego director artístico Fred W. Gaisberg le recibió... pareciéndole un amable joven... delgadísimo y hambriento. Le enviaron a estudiar a Italia, donde reforzó su arte canoro, volviendo convertido en un profesional sin parangón. Tuvo éxito con sus discos (siempre ya en HMV o Victor), engordó y se hizo famosísimo.
La introducción en 1925 de la grabación eléctrica le proporcionó, como a otros muchos artistas, la posibilidad de no esforzarse tanto para emitir la voz, enriqueciendo sus grabaciones con menos pulmón y más delicadeza. Sus discos HMV o Victor se vendieron como churros en Europa y América, y todavía ochenta años después se encuentran miles de copias, lo que da una idea de las grandes tiradas que se hicieron de ellos.
Su carrera terminó hacia los años cuarenta (consultar Wikipedia, porque no lo recuerdo muy bien). Llegó a ser conde. Más información en mccormacksociety.co.uk.
Uno de sus acompañantes más conocidos al piano fue el inefable, constante gran maestro del acompañamiento pianístico,
Gerald Moore
Gerald Moore, que le sobrevivió en muchos años; por ejemplo, todavía en los años sesenta y setenta acompañó las famosas y conocidas grabaciones de los lieder de Schubert y Schumann de Dietrich Fischer-Dieskau para Deutsche Grammophon, con su toque maravilloso, ya bien mayorcito.
Gerald Moore escribió un interesante libro, The Unashamed Accompanist, que son unas memorias de sus vivencias junto a grandes artistas de la voz, tanto personales como profesionales, así como una explicación más o menos informal, a través de su experiencia personal, de cómo debe un acompañante de piano trabajar con los cantantes, muchas veces geniales, y con caracteres a veces algo difíciles.
Wikipedia también tiene artículo biográfico sobre él.